Inicio Nacionales Martín Miguel de Güemes: una traición, larga agonía y sus últimas palabras...

Martín Miguel de Güemes: una traición, larga agonía y sus últimas palabras – Por: Adrián Pignatelli

48
0

Hace 203 años falleció de un balazo el gaucho salteño que frenó casi una docena de invasiones españolas en el norte. Fue el único general que cayó combatiendo en las guerras de la independencia y, en conmemoración, hoy se celebra el día de la Libertad Latinoamericana.

DANIEL SALMORAL.- El jueves 7 de junio de 1821 Martín Miguel de Güemes, 36 años años, estaba en la ciudad de Salta, solo con una escolta de 50 hombres. Fue a la casa de su hermana Macacha, que vivía en Balcarce y España. Allí estaban su cuñado Dionisio Puch, el coronel Jorge Enrique Vidt, un veterano de las guerras napoleónicas y Martín Otero.

Era medianoche cuando despachó a un mensajero con la orden de acercarse a la plaza para confirmar la presencia del enemigo. Pero el hombre fue sorprendido por una descarga a quemarropa.

Güemes se encontraba ante una situación difícil. Días antes estando en El Chamical, a una legua de Salta, el coronel Ángel Mariano Zerda, un salteño de 29 años, jefe de su vanguardia, había ido con la novedad de que en las serranías de Lesser y Los Yacones habían visto reflejos de armas. No le dio importancia, ya que creía improbable que tropas españolas pudieran transitar por esos lugares.

Su hermana Macacha Güemes fue su brazo derecho. Hizo de todo: espionaje, mediadora de paz y hasta celestina, ya que le presentó a la que sería su esposaSu hermana Macacha Güemes fue su brazo derecho. Hizo de todo: espionaje, mediadora de paz y hasta celestina, ya que le presentó a la que sería su esposa

Estaba equivocado. Eran 400 infantes liderados por el coronel José María Valdés que había sido comisionado por el general Pedro Antonio Olañeta para encarar una nueva invasión a Salta. Paralelamente, Olañeta con 1.000 hombres iría por la quebrada de Humahuaca hacia Jujuy, esperando la buena nueva de Valdés cuando se hiciera dueño de Salta.

Valdés era un valenciano que de joven se había radicado en Salta, que por su carácter un tanto impulsivo él mismo se había puesto el apodo de El Babarucho. Se ganaba la vida como tropero y contrabandista. Por eso, conocía caminos inaccesibles y senderos ocultos. Si bien se las arregló para acercarse a la ciudad escondiéndose de día para que no lo delatase el brillo de las armas, esto finalmente ocurrió.

Esa noche Valdés, quien esperaba el momento propicio en la espesura de la sierra de los Yacones, entró en silencio en la ciudad y se quedó en la plaza principal. Por el comerciante Mariano Benítez, supo que Güemes estaba en la casa de su hermana, y le preparó una encerrona.

Una vida de película

El líder gaucho había nacido en Salta el 8 de febrero de 1785, en el seno de una familia de muy buena posición económica. Su padre Gabriel de Güemes Montero era español y su mamá María Magdalena Goyechea y la Corte, una jujeña que se había casado a los 15 años.

Llegó a formar un ejército de unos cinco mil hombres. Fueron infructuosos sus pedidos a Buenos Aires para que lo ayudasen a mantenerloLlegó a formar un ejército de unos cinco mil hombres. Fueron infructuosos sus pedidos a Buenos Aires para que lo ayudasen a mantenerlo

Los combates de Güemes

Durante la primera invasión inglesa, el Justina, un buque de 26 cañones se ocupaba de bombardear Buenos Aires. El 12 de agosto de 1806 por la mañana, Santiago de Liniers ordenó neutralizarlo. Al mando de un pelotón de Húsares, un joven de 21 años lo obligó a rendirse, aprovechando que una bajante de las aguas lo mantenía inmovilizado. Fue así como un barco inglés fue tomado por un grupo de jinetes. Ese joven era Güemes.

Cuando estalló la revolución de Mayo, le habían dado la misión de patrullar la quebrada de Humahuaca. Como una suerte de estímulo, fue ascendido a capitán. Lo consideraban “un oficial infatigable”. Tuvo un papel determinante en la victoria patriota en Suipacha el 7 de noviembre de 1810, aunque curiosamente no fue mencionado en el parte de batalla, posiblemente por haber insistido en perseguir a los españoles y terminar con ellos, cosa que no se hizo, lo que generó un roce que los jefes no dejaron pasar.

Convivía con una mujer casada y, aparentemente, vivían junto al esposo que decía que el salteño lo había amenazado de muerte si denunciaba la situación. Fue acusado por Manuel Belgrano de llevar una vida licenciosa y enviado a Buenos Aires. En la ciudad conoció a José de San Martín, y ambos armarían una dupla perfecta; con el tiempo con Belgrano -que reconocería la dureza de la sanción impuesta- también terminarían como grandes amigos.

Cuando San Martín se hizo cargo del Ejército del Norte, lo reconoció como General en jefe y lo puso a cargo de las avanzadas del Río Pasaje. El 29 de marzo de 1814 el futuro Libertador lo llamó “benemérito” cuando derrotó a los realistas en la ciudad de Salta.

Tuvo a maltraer a los españoles comandados por Joaquín de la Pezuela, a quienes atacó en distintos puntos de las provincias de Salta y Jujuy. El Directorio lo ascendió a coronel graduado del Ejército y jefe militar en Tucumán y Tarija.

Su esposa Carmen Puch. No soportaría la muerte de su marido

Peleas con Buenos Aires

Al mando de sus gauchos, “los infernales” como se los conocía, el 14 de Abril de 1815 derrotó a la vanguardia del ejército enemigo en Puesto del Marqués. Tuvo serios enfrentamientos con José Rondeau, jefe del Ejército del Norte, a raíz de los cuales Güemes se fue con sus gauchos. Pasó por Jujuy, donde se apoderó de valioso armamento. Rondeau lo declaró “traidor”, pero los hechos se precipitaron vertiginosamente. El director Carlos María de Alvear había caído por la sublevación de Fontezuelas y Güemes tenía otros planes: derrocar al gobierno conservador de Salta. Para ello, contaba con la colaboración de su hermano Juan Manuel, funcionario del cabildo local, que movió los hilos para que el 6 de Mayo de 1815 dicha institución lo nombrase “Gobernador de la Intendencia de Salta”. Era un extenso territorio que abarcaba las actuales provincias de Salta y Jujuy, y Tarija.

Su hermana María Magdalena Dámasa, familiarmente apodada como Macacha le presentó a María del Carmen Puch y Velarde, una chica de 18 años, rubia, de ojos azules. Se casaron el 15 de julio en la Catedral de Salta y tendrían tres hijos: Martín (que llegaría a gobernador), Luis e Ignacio.

Machaca vivió la guerra a la par de su marido; lo asistió y acompañó hasta que la llegada de los hijos se lo permitieron. Cambiaba regularmente de residencia, porque se rumoreaba de un plan español para secuestrarla y así doblegar a su pareja.

De Buenos Aires, lo miraban con mucha desconfianza, porque sospechaban que podría convertirse en un segundo Artigas, que varios dolores de cabeza le había dado a los porteños. Por su rebeldía, Rondeau lo había declarado “reo de Estado” y el cabildo de Jujuy desconoció su autoridad. Terminaría llegando un acuerdo con el jefe porteño, que se conocería como el “Pacto de los Cerrillos”.

Apoyó decididamente el Congreso que se reunió en Tucumán en 1816. “¿Cuándo llegará el día en que veamos reunido nuestro Congreso compuesto de sabios y virtuosos que formen una constitución libre, dicten sabias leyes y terminen con las diferencias de las provincias?”, escribió Güemes.

Lo que buscaba era apoyo financiero. Lo esperó infructuosamente de su amigo el director Pueyrredón, que le había prometido para mantener un ejército que ya era de más de 5.000 hombres. El jefe salteño continuaba haciendo frente solo a los continuos intentos españoles por adentrarse en el territorio. Ya se había ganado el mote de “intrépido Güemes”.

Güemes agonizó hasta el 17 de junio en la cañada de la HorquetaGüemes agonizó hasta el 17 de junio en la cañada de la Horqueta

En medio del anárquico año 20, San Martín lo designó General en Jefe del Ejército de Observación sobre el Perú. El salteño, preocupado por procurarse de fondos, les había solicitado a las damas jujeñas que colaborasen en la confección de ropas para sus soldados. En esa tarea también ayudó Macacha, quien convirtió su casa en un taller, en la que vivía con su marido Román Tejada Sánchez. Para ella, coser fue lo más simple que hizo, ya que participó en arriesgadas misiones de espionaje en favor de su hermano.

No perdía de vista el panorama nacional, pero la disgregación interna lo distraía de la tarea en la que estaba en plena sintonía con San Martín. A la par que le proponía a Bustos celebrar un Congreso General para ordenar al país y coordinar las acciones militares, y terminar con los enfrentamientos entre las provincias. El 24 de mayo de 1821 miembros del Cabildo intentaron desalojarlo de la gobernación, pero, ante la aclamación popular, los golpistas huyeron; algunos no tuvieron ningún empacho en refugiarse en el cuartel general de los españoles.

El fin

Los disparos en la plaza fueron escuchados por Güemes, quien creyó que se estaba desencadenando una revolución. Con sus hombres fue a ver qué era lo que ocurría. Al llegar a una bocacalle le preguntaron “quién vive” y Güemes, comprendiendo la situación, gritó “la Patria”, escapó al galope, salvándose de milagro de los disparos que le hicieron.

Tal vez quiso ir a la casa de su madre, por eso tomó la calle de la Amargura. Al llegar al viejo puente de piedra que cruzaba el Tagarete de Tineo (tagaretes eran los canales que pasaban por la ciudad) en la esquina de Balcarce y Belgrano se topó con un grupo de fusileros del rey y los enfrentó con los pocos hombres que lo acompañaban, ya que algunos habían caído y otros habían sido hecho prisioneros.

En otra esquina volvieron a preguntarle el santo y seña y, sable en mano, saltó con su caballo sobre dos hileras de soldados, armados con fusiles y bayoneta calada.

En la descarga que le hicieron, un proyectil ingresó por su cadera derecha y se alojó en su ingle izquierda.

Aferrado al pescuezo del caballo para no caerse de la silla, galopó en la oscuridad. Al cruzar el río Arias, se encontró con una de sus partidas: “Vengo herido”, les dijo.

Lo bajaron del caballo, armaron una camilla con ramas y ponchos y por el camino de El Chamical, a unas cuatro leguas al sudeste de la ciudad, fueron hasta su finca en La Cruz. Pero como sus hombres consideraron que no era un lugar seguro, decidieron internarse en las sierras y quedarse en la Quebrada de la Horqueta.

Hasta allí fueron llegando paisanos de distintos puntos de la provincia, a medida que se enteraban sobre lo que había ocurrido. Sabía que se moría, por eso fue despidiéndose de todos, haciéndoles prometer que debían seguir la lucha contra los españoles.

Cuando Olañeta, que estaba en Jujuy, se enteró de que estaba herido le envió emisarios. Si se rendía, le abrirían el camino a Buenos Aires para que pudiera ser atendido por los mejores médicos.

El salteño, tendido en un catre que le había armado Mateo Ríos, hizo llamar al coronel Vidt, jefe de su estado mayor. En presencia de los emisarios españoles, le ordenó que marchase con sus fuerzas a poner sitio a la capital, haciéndole jurar que continuaría la lucha hasta que no quedase en la tierra un solo argentino o un solo español.

Luego se dirigió a los emisarios. “Diga a su jefe que agradezco sus ofrecimientos sin aceptarlos: está usted despachado”.

José Redhead, el médico que había atendido a Manuel Belgrano y que era amigo de Güemes, obtuvo el permiso de los españoles para ir a atenderlo, a quien ya le había adelantado que cualquier herida que recibiera sería mortal, ya que se suponía que sufría de hemofilia.

Pero los intentos tanto de Redhead, como su colega Castellanos, fueron inútiles. Según la tradición oral de la familia Güemes, sus últimas palabras fueron para su esposa Carmen Puch. “Mi Carmen no tardará en seguirme; morirá de mi muerte así como vivió de mi vida”.

El padre Francisco Fernández fue el que lo reconfortó espiritualmente en sus últimos momentos.

Falleció el 17 de junio de 1821 y fue sepultado al día siguiente en la capilla de El Chamical. En 1822 sus restos fueron trasladados a la vieja Catedral, por 1877 al panteón familiar en el Cementerio de la Santa Cruz y finalmente en 1918 a la Catedral de Salta, en el Panteón de las Glorias del Norte.

En el Panteón de las Glorias del Norte están los restos de Güemes, de su esposa Carmen Puch, y los de Juan Antonio Alvarez de Arenales, Rudecindo Alvado, Martín Silva de Gurruchaga, José Antonio Fernández Cornejo y Facundo de Zuviría. También están las urnas con restos del soldado desconocido de las batallas de Salta, Florida, Suipacha y Sipe-Sipe (Fotografía del autor)En el Panteón de las Glorias del Norte están los restos de Güemes, de su esposa Carmen Puch, y los de Juan Antonio Alvarez de Arenales, Rudecindo Alvarado, Martín Silva de Gurruchaga, José Antonio Fernández Cornejo y Facundo de Zuviría. También están las urnas con restos del soldado desconocido de las batallas de Salta, Florida, Suipacha y Sipe-Sipe

No se había equivocado. La tradición popular cuenta que su esposa Carmen, al enterarse de la muerte de su marido, al que seguiría la de su enfermizo pequeño hijo Luis, se encerró en su habitación, se cortó sus cabellos y dejó de comer. Tenía 25 años cuando falleció el 3 de abril de 1822.

La historia tardó en reconocer su labor en el norte. Cuando murió, en Buenos Aires un diario anunció que “había un cacique menos”. Sería a comienzos del siglo veinte cuando la figura y la trayectoria del único general muerto en batalla por las guerras de la independencia comenzó a ser revalorizada en su justa dimensión.

Fuente: Infobae