Inicio Destacadas Pacto de Mayo: será posible fundar otra Argentina?… – Por: Daniel Salmoral

Pacto de Mayo: será posible fundar otra Argentina?… – Por: Daniel Salmoral

196
0

Expectativas y dudas es lo que genera por ahora el convite que el Presidente lanzó a la dirigencia política y la sociedad toda este viernes para que a través de la firma de este nuevo «Acuerdo Político Nacional» la Argentina comience a transitar de manera definitiva por el esquivo camino del desarrollo y el bienestar general.

DANIEL SALMORAL.- Javier Milei sorprendió a todos.

A la oposición que estaba preparada para contratacar si volvían los agravios y descalificaciones, y a la «propia tropa» que imaginaba un discurso formal, sin anuncios trascendentes, y solo respetando el guion que Ceremonial del Senado prepara cada vez que se abre el período de Sesiones Ordinarias en el Congreso.

Sin embargo el Presidente con un mensaje sin estridencias pero con revelaciones que adquirieron carácter de denuncia, comenzó repasando tal como se había adelantado, el estado general en que recibió el país destacando que en algunos lugares se encontraron graves hechos de corrupción que en los últimos días ya fueron denunciadas ante la opinión pública y la Justicia por parte de algunos de sus ministros.

Luego, ya en el terreno de los anuncios, insistió en diferenciarse de la casta señalando que el «populismo» y los políticos pertenecientes a «la casta» fueron los principales causantes de la situación del país, por eso repitió que era necesario aprobar la llamada «Ley Ómnibus» y el DNU para terminar, dijo, con las «prácticas corruptas de los últimos 20 años».

Después de eso y en la parte más sorprendente de su discurso, mandó un claro mensaje a la dirigencia política en general diciendo: «quiero desafiarlos a que me demuestren que la política es más que lo que es, que podemos aspirar a ser mejores. Con el deseo de estar equivocado en mi desconfianza hacia muchos de ustedes quiero aprovechar esta ocasión para extenderles una invitación: quiero convocar tanto a gobernadores como a ex presidentes, como a líderes de la oposición y líderes de los principales partidos políticos a que depongamos nuestros intereses personales y nos encontremos el 25 de mayo en Córdoba para un nuevo contrato social llamado Pacto de Mayo, un contrato social que establezca los 10 principios del nuevo orden económico argentino».

Milei en el Congreso: discurso anticasta y un pacto al que le faltan muchos “cómos”

A partir de eso, los presentes en el recinto legislativo, los que estaban en las afueras del Congreso y los televidentes que alcanzaron el histórico 51% de rating, no disimularon su sorpresa ante el anuncio y la convocatoria, comenzando a escuchar del arco político sus impresiones sobre la propuesta para abrir espacios de diálogo, lo que era un fuerte reclamo que las provincia venían exigiendo.

Ya en la jornada del sábado y desde primera hora, se empezaron a conocer posturas de los mandatarios de las provincias, quienes a través de las redes sociales, la mayoría dejó sentada sus posiciones ante la invitación para el venidero 25 de Mayo a Córdoba, donde se pondría en marcha el «plan refundacional libertario», a partir de lo que dijo el Presidente ante la Asamblea: «el camino de la confrontación no es el que elegimos. Si bien no elegimos el camino de la confrontación, tampoco le escapamos. No buscamos ni provocamos la confrontación. Venimos a poner nuestra energía en construir lo nuevo. Pero si lo que buscan es el conflicto, conflicto tendrán”, aclarando que «a diferencia del resto de los políticos no estoy pensando en la próxima elección”.

Hasta ahora, entre los gobernadores que celebraron la decisión se encuentran Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Sáenz (Salta), Carlos Alberto Sadir (Jujuy), Martín Llaryora (Córdoba), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Leandro Zdero (Chaco). Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Marcelo Orrego (San Juan), Ignacio Torres (Chubut), Alfredo Cornejo (Mendoza) y el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, mientras que Claudio Poggi (San Luis) y Hugo Passalacqua (Misiones) mostraron su acompañamiento con reservas ya que el primero puntualizó la coincidencia en “equilibrar las cuentas públicas” pero “no para perpetuarse en el poder”.

Solamente el gobernador Sergio Ziliotto de La Pampa, se mostró escéptico y desconfiado de la propuesta presidencial diciendo en redes que «nunca será posible» pero aclarando: “siempre vamos a dialogar. El diálogo es la base de la política. Pero el diálogo se construye a partir del respeto. Y los acuerdos devienen del consenso no de la imposición. No se construyen consensos pretendiendo poner de rodillas al otro, agrediéndolo y quitándole lo que le pertenece y debe defender”.

Es que todos saben que Milei ya advirtió que para llegar al «Pacto de Mayo», primero habrá que aprobar una «maquillada Ley Ómnibus» y el DNU que ahora está siendo analizado por la Comisión Bicameral en el Senado.

Salta y el pacto anticipado

Terminada la Asamblea Legislativa, la mayoría de los ciudadanos se comenzaron a enterar dónde había nacido este por ahora «acuerdo nacional» al que llamó Milei.

Fueron declaraciones de varios gobernadores que llegaron a los medios gráficos, radiales, televisivos y virtuales, los que destacaron que esto arrancó en Salta el pasado 20 de Febrero cuando mandatarios de la región y el ministro del Interior, Guillermo Francos, aceptaron la invitación de Gustavo Sáenz para comenzar a darle forma a lo que este viernes el Presidente le puso el moño.

Sáenz

De todas maneras y reafirmando su pensamiento, el mandatario salteño publicó en la red social «X»: «creo firmemente que el diálogo y la búsqueda de acuerdos es la única manera de trabajar para lograr salir de la crisis permanente que atraviesa nuestra Patria. Nuestra Argentina federal, necesita que toda su dirigencia, con humildad, sin mezquindades ni agravios pueda avanzar en acuerdos» y agregó: «acompaño la propuesta del Presidente de sentarnos a dialogar para buscar respuestas a los enormes desafíos que enfrentamos como Nación y procurar firmar un gran Acuerdo Nacional, que es también lo que junto a varios gobernadores propusimos», fue lo que dejó registrado.

De todas maneras si bien en el interior se respira un clima de renovado optimismo ante lo que puede venir, también se escuchan voces que dicen que habrá que estar atentos a lo que pida el Presidente para cerrar el acuerdo que, de lograrse, tendrá status «refundacional» para la República Argentina.

«Sería un error gravísimo de parte de los gobernadores pensar que la relación económico-financiera de las provincias con Nación ya está en camino de arreglarse porque no pueden olvidar que adelante esta Milei, que es ciclotímico, y atrás de él está «Toto» Caputo que es en los hechos el que maneja la guita. El Presidente ya dijo que antes del Pacto de Córdoba es necesario que le aprueben la mayoría de los proyectos que estaban en la Ley Ómnibus y sobre todo el DNU que tiene, por ahora, la Comisión Bicameral. Es seguro que la presión desde Nación seguirán, quizás ahora más moderada y sin insultos, pero los pedidos para que ajusten van a estar a la orden del día», le dijo un ex ministro de Economía provincial a este Portal cuando se le consultó su parecer sobre este nuevo tablado político que se estaría armando.

Gabinete de Javier Milei: Luis Toto Caputo será el ministro de Economía

Epílogo

Por ahora este principio de acuerdo ilusiona a los gobernadores pero más que nada a la gente, «la gentecita» del interior del país, los provincianos, que históricamente desde los tiempos de la lucha por la independencia vienen aportando bienes y vidas para hacer crecer el país.

Siempre el interior fue el que hizo el mayor esfuerzo para que Argentina desde los primeros años del siglo XX, llegara a ser uno de los primeros países de la tierra.

Algunas de esas naciones que hoy son potencias económicas con habitantes viviendo al amparo del «estado de bienestar», veían con envidia en ese tiempo a quienes vivían en el «fin del mundo» pero con un enorme crecimiento, posibilidades ciertas de llegar a ser uno de los más importantes del planeta.

Sin embargo la dirigencia no sólo política que tuvo el país desde entonces, se ocupó por ineptitud y corrupción, fundamentalmente, de aniquilar toda la esperanza de otrora trayendo esta actualidad que avergüenza y somete al hambre, la intemperie y la desesperanza, a más de la mitad de sus habitantes.

El viernes a la noche Milei, le puso nombre y apellido a algunos de los máximos responsables de tanta degradación política y social.

Además, puso una dosis pequeña de esperanza diciendo que llegó el tiempo de «dejar atrás las antinomias del fracaso y abrazar las ideas de la libertad».

Frase fuerte pero ya está demostrado que con la libertad sola no alcanza para cubrir necesidades esenciales de todo ser humano.

Esperemos que el Presidente tenga en cuenta esta realidad y no crea que por repetir a cada rato, «Viva la libertad carajo», ya todo estará bien para los millones de argentinos/as que a diario sufren mucho y de mil maneras.