Inicio Destacadas Desafío para Milei: mostrar que hay vida después de la «jibarización» del...

Desafío para Milei: mostrar que hay vida después de la «jibarización» del Estado – Por: Daniel Salmoral

51
0

La aprobación de la Ley Bases y el paquete fiscal por el Congreso, le darán al Presidente la oportunidad de comenzar a gobernar con un Estado más reducido. Qué rol tendrán los empresarios argentinos en lo que viene? Serán ellos quienes apuntalen ahora la gestión libertaria?…

DANIEL SALMORAL.- El presidente Javier Milei se apresta a festejar su primer triunfo legislativo.

Después de seis meses en la Casa Rosada, está a un paso de lograr que su mutilada en demasía Ley Ómnibus primero y Ley Bases después, por fin salgan del vientre del Congreso y vea la luz.

Con eso en mano, ya no tendrá excusas y deberá abocarse a gobernar todos los días dejando por un tiempo al menos sus viajes por el mundo, aún cuando esa tarea fuera de los temas económicos-financieros le resulte poco agradable y aburrida.

Ahora, ya sin excusas, tendrá que atender promesas hechas al electorado que pasan no solamente por bajar la inflación; reducir el riesgo país y sacar el cepo, sino también por cuestiones urgentes como mitigar los efectos de la recesión, mejorar los ingresos y contrarrestar desde el ámbito privado, vía inversiones, la importante pérdida de fuentes de trabajo público producto del ajuste brutal que hizo del Estado para frenar el gasto público.

Después de la aprobación de sus leyes este último jueves de Junio, podrá entonces poner una bisagra a su gestión iniciando la «revolución libertaria» de la que habla afuera del país.

Pacto tucumano

Ya con la mirada puesta en el 9 de Julio, fecha que eligió para tangibilizar el Pacto de Mayo que no pudo concretar ese mes en Córdoba, espera ahora hacerlo en Tucumán en otra fecha histórica como es el Día de la Independencia.

La nueva convocatoria para eso dicen fuentes oficiales, que es buena.

La mayoría de los gobernadores ya dijeron que estarán, salvo los kirchneristas «genéticamente puros» como el bonaerense Axel Kicillof y Ricardo Quintela de La Rioja.

Los demás, anticiparon que mostrarán sus rostros por el Jardín de la República. Algunos lo harán por convicción y otros porque entienden aquello de que «la necesidad tiene cara de hereje».

Pero más allá de esas cuestiones, todos, incluídos los «opositores-enemigos», saben que en esta castigada sociedad ya no hay tiempo para especulaciones políticas de menor cuantía cuando lo que está en juego es la cada vez más deteriorada calidad de vida de la gente.

55% de pobres y casi 10% de indigentes, no son porcentajes que se corregirán solo con voluntarismo o discursos rimbombantes en diferentes foros mundiales.

Bajarlos requiere de mucho más que insultos y bravuconadas y eso Milei, aunque por ahora haga creer que lo ignora y le huya, lo sabe y es de lo que deberá ocuparse y no preocuparse, ya con la Ley Bases y el Paquete Fiscal en el bolso.

El haber consensuado con algunos gobernadores el regreso de la obra pública es auspicioso pero aún hay desconfianza.

«Ahora arregló porque necesita los votos de los diputados que le responden políticamente a los jefes de estado provinciales pero cuando ya no los necesite, es probable que los vuelva a maltratar y calificarlos como gastadores seriales en operías», comentó a este diarioweb un ministro norteño.

Si regresa a los insultos y descalificaciones, habrá perdido la oportunidad de pisar fuerte en el terreno de la confianza mirando a lo que viene en el futuro mediato, porque seguirá necesitando de todos los que mandan en provincias y municipios.

Paralelo a ello, también tendrá que ir generando expectativas favorables en el sector privado, entre el empresariado nacional sobre todo, porque serán éstos y sus inversiones quienes tendrán que mostrar que aún hay vida después de la terrible «jibarización» del Estado que llevó adelante desde su llegada al poder.

Epílogo

A la vez, también deberá mirar, aunque no le guste, al interior profundo del país porque es allí donde están los recursos naturales y humanos que sacarán a este país de sus largas décadas de frustración.

Milei admira a Elon Musk, por ejemplo, y de él debería aprender a valorar recursos estratégicos esenciales como el litio que esperan salir a la superficie en la Puna, un territorio inhóspito y lejano que debería conocer de manera urgente.

En pocas palabras, el Presidente con las leyes que pidió, aunque recortadas, tendrá a partir de este fin de semana que llega y olfateando ya el 9 de Julio, la oportunidad de comenzar a cavar los cimientos de una nueva Argentina donde el chanterio político conocido y repudiado por él, por fin comience a batirse en retirada.