Volvieron los «mentideros políticos»…era hora… – Por: Daniel Salmoral

Son lugares donde a lo largo de la historia contemporánea de la ciudad, se trafica con información calificada, aquella que pocas veces se encuentra en las portadas de diarios, semanarios, noticieros y portales web que, hoy por hoy, son los que acaparan la atención de ciudadanos ávidos por saber como se cocinan las cosas entre quienes ocupan los despachos oficiales y los escaños legislativos.

DANIEL SALMORAL.- Salta, como pocas provincias argentinas, ha comenzado a transitar una fase avanzada frente a esta interminable cuarenta a causa del coronavirus.

Mientras otros estados, sobre todo provincia de Buenos Aires y la CABA están a punto de volver al encierro total debido a los contagios diarios que en las últimas horas superaron los 1500 casos diarios, nuestra provincia ha dado inicio al turismo interno; la reapertura del comercio; restaurantes; confiterías; un gran número de actividades deportivas; peluquerías; agencias de tómbola; gimnasios; patios de comidas; parques públicos y también cafés y bares.

Estos últimos, escenarios habituales de encuentros de familias, parejas, pero sobre todo de amigos que venían sufriendo la abstinencia de café o alguna bebida espirituosa, pero más que nada de información de todo tipo pero por, sobre todo, acerca de lo que sucede en las entrañas del poder.

Son los llamados «mentideros políticos», donde a lo largo de la historia contemporánea de la ciudad, se trafica con información calificada, aquella que pocas veces se encuentra en las portadas de diarios, semanarios, noticieros y portales web que, hoy por hoy, son los que acaparan la atención de ciudadanos ávidos por saber como se cocinan las cosas entre quienes ocupan los despachos oficiales y los escaños legislativos.

Estos lugares poco conocidos, pero aún así famosos, gracias a la flexibilización de actividades en la ciudad debido a que no existe circulación viral comunitaria, han comenzado a recobra su «vida normal» y la información política reservada, volvió a correr como el agua en una acequia.

Así, por ejemplo, se supo que en las esferas del Frente de Todos en la provincia, existe un profundo malestar por las designaciones en cargos nacionales de figuras cercanas al gobernador de la provincia, Gustavo Sáenz, a quien si bien es cierto ya no ligan al macrismo, consideran lejano al proyecto «nacional y popular» que conduce en realidad Cristina y no Alberto Fernández, y que tiene como brazo ejecutor a su hijo Máximo Kirchner y «los pibes» de la Cámpora.

El desembarco de Francisco «Pancho» Agolio en Vialidad Nacional y de Francisco «Pancho» Cabrera en el Belgrano Cargas, motivó que desde las entrañas del kirchnerismo vernáculo, hayan salido insultos de todo tipo hacia la Casa Rosada, aunque dichos en voz baja, pero sobre todo hacia la figura del senador nacional Sergio «Oso» Leavy y al ahora responsable del Fondo Especial del Tabaco, José Antonio Vilariño, por haber «lerdeado» y permitido que Sáenz haya colocado allí a dos hombres de sus más íntima riñonada.

«Es increíble. El Oso y el Gordo son dos pelotudos. Se dejaron ganar de mano con Gustavo (Sáenz) que le saca lo que quiere a Cafiero (Santiago, jefe de Gabinete). Hay varios compañeros y compañeras que se jugaron todo por el triunfo de Cristina y Alberto (Fernández) aquí y no tienen ni un cargo para morfar, y resulta que a esos lugares, van dos «sancistas» que hicieron de todo para que nosotros no ganemos la elección provincial. Claro, como ellos (Leavy y Vilariño) están salvados, ya no hacen nada por los otros compañeros», lanzaron en una de las mesas que volvieron a juntarse. Los quejosos, allí también adelantaron, que el tiempo de ambos está agotado en el Partido de la Victoria y el Frente de Todos, por eso ya están trabajando para alejarlos de la conducción partidaria y hasta de la política, confesaron.

En la mesa de otro lugar, la información que circulaba era la referida a la situación del Partido Justicialista local.

Por lo que pudo oírse, en el otrora poderoso y triunfante partido provincial, las cosas están decididamente mal.

Luego de la renuncia, fuga le dicen la mayoría de los dirigentes y afiliados, que hizo Juan Manuel Urtubey, las cosas no están nada bien.

Si bien Pablo Kosiner ha quedado a cargo de la presidencia y ya adelantó que su idea es convocar y hablar con todos, inclusive con los que están enojados, según le dijo al programa «7 PM», la realidad es que un grupo de ellos ya han comenzado a charlar con Pablo Outes, «El Loro Outes», para que convenza a Gustavo Sáenz de hacerse cargo de esta enorme nave que por ahora está a la deriva.

«Se que estuvieron reunidos con «El Loro» ( Outes) y le tiraron como zanahoria que se haga cargo de la Comisión de Acción Política (CAP), que sería una cabeza de playa para el desembarco después de Gustavo (Sáenz) cuando el kilombo del coronavirus termine. Esa sería la forma de darle sepultura definitiva a los Urtubey, los Godoy, los Romero y todos los forros que le chuparon las medias a Juan (Manuel Urtubey) y al Indio (Manuel Santiago Godoy) mientras el partido se iba a la mierda mientras ellos no decían ni hacían nada», decía un integrante de la mesa cargado de bronca y resentimiento.

Otros en la misma tertulia, sostenían que si Sáenz desembarca en el PJ, sería un terrible error.

«Haría la misma cagada que hizo Urtubey cuando volvió al partido ya siendo gobernador. Él (Gustavo Sáenz) tiene que construir un nuevo espacio político en la provincia con dirigentes de todos lados. En su gobierno hay de todos los partidos y pensamientos y con ellos tiene que armar una nueva estructura provincial. Si se encierra el PJ, le pasará lo mismo que a Urtubey (Juan Manuel). Sólo Dante Rosas y alguno más rompe las pelotas para que Gustavo vuelva al partido pero sería un gran error», era lo que tiraba un conocido dirigente pejotiano y abría una discusión que seguramente seguirá este domingo, cuando se vuelva a reunir una de las «mesas cívicas» que se convocan para matar el hastío de la tarde dominguera.

En otra, se conoció además que un grupo de dirigentes radicales están averiguando si algún cura en la ciudad estaría con tiempo, para brindarle la extremaunción a la UCR salteña.

Enojados, pero aparentemente resignados, sinceraban la situación partidaria y reconocían que el radicalismo salteño está en franca etapa de extinción y sus autoridades en estado de «parálisis cerebral».

«A las autoridades y a sus legisladores, sobre todo al diputado nacional, hay que tratarlos como desertores y echarlos del partido como ratas porque eso es lo que son. Lo rifaron al partido para conseguir sus cargos en la elección pasada y desparecieron con sus bolsillos llenos de guita por sus jugosas dietas, mientras muchos correligionarios perdieron sus trabajos y se cagan de hambre en medio del coronavirus. Son un atado de miserables y hay que echarlos ya del partido. Mimessi (Mario); Nanni (Miguel); Chibán (Héctor) y sus cómplices en la Capital, son más dañinos que el COVID- 19», afirmaron de manera contundente.

En otros ámbitos políticos, en tanto, la tarea pasa por puntear fichas y padrones de afiliados pensando en el año electoral que viene.

Uno de ellos es «Ahora Patria», en donde las huestes del olmedismo están priorizando, por ahora, la tarea legislativa y el control de la hacienda pública provincial en medio de la pandemia.

Tanto Carlos Zapata como Julio Moreno, también en mesas pero de almuerzo, han dicho que por ahora su tarea pasa por buscar alternativas a fin que la provincia pueda superar la crisis económica que vendrá después que se aleje el virus.

«Estamos arrimando ideas al gobierno de Sáenz (Gustavo) pero no descuidamos lo partidario. Paralelo a la tarea legislativa, estamos revisando padrones y luego que pase este tema de la cuarentena, volveremos a las afiliaciones. Ya hay algunos nombres que pensamos serán buenos candidatos para la elección de renovación legislativa del año que viene, pero por ahora están en carpeta», dijeron.

Como puede verse, la política también, y a pesar del COVID-19, ya ha comenzado a recuperar sus espacios habituales de la mano de quienes, ansiosamente, ya van poblando los «mentideros políticos» de siempre.

Un viejo habitué de estos excitantes lugares, solía decir que si no existieran habría que inventarlos, porque sin ellos la política sería demasiado aburrida y no tendría sabor y color.

Es cierto, es en esos y no en otros ámbitos, donde la política gana color y sabor pero además, a veces, ocurren hechos increíbles.

Aunque pocos lo crean, allí, de vez en cuando, puede darse darse que un político, pero siempre en voz baja, hasta llegue a decir la verdad sobre algunas cosas consideradas, «secretos de estado»…

Fuente: danielsalmoral.com.ar


Coming Soon
¿Cree que los salteños actúan con responsabilidad social ante el COVID-19?
¿Cree que los salteños actúan con responsabilidad social ante el COVID-19?
¿Cree que los salteños actúan con responsabilidad social ante el COVID-19?

A %d blogueros les gusta esto: