Todos piden plata – Por: Daniel Salmoral

Lo cierto es que se anda detrás del «vil metal», que es lo que, en definitiva, baja temblores.

DANIEL SALMORAL.- «Con una inflación descontrolada y encima con ajustes, es muy difícil ganar elecciones», fue el comentario que dejó en una mesa de café política, un ex ministro de Economía provincial durante la semana.

La apreciación tiene que ver con la situación de las provincias luego que la cartera de Hacienda, ahora en manos de Sergio Massa, comenzara a aplicar recortes en algunos ministerios nacionales, como el de obras públicas, que repercuten en las administraciones del interior más temprano que tarde.

La preocupación de los gobernadores, se manifestó a comienzos de la semana pasada en el Consejo Federal de Inversiones primero y después en la «13° Asamblea de Gobernadores del Consejo Regional del Norte Grande» que se realizó en el Chaco y de la que participó el jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Allí le pidieron la incorporación en el próximo presupuesto nacional que llegará al Congreso el mes venidero, de un artículo que establezca la creación del «Programa de Infraestructura para el Desarrollo del Corredor Bioceánico del Norte Grande Argentino», con el objeto de garantizar el financiamiento, ya sea con las partidas correspondientes o la incorporación de otros recursos, de obras de infraestructura pendientes de larga data que tiene cada provincia de la zona.

A todos los mandatarios provinciales, más allá de sus pertenencias partidarias, les preocupa la situación económica-financiera que soporta el país desde hace ya varios meses y que ahora, con Massa en Economía, parecería que en el afán de equilibrar cuentas y evitar buscar permanentemente financiación, afuera y adentro del país, se apelará a la «tijera», es decir a recortes que afectarán la llegada de recursos a la provincias para atender los gastos corrientes de la gestión pero especialmente de la obra pública, que es la que dinamiza los circuitos económicos provinciales.

En Salta, con un importante programa de obras en ejecución en todo el territorio, de acuerdo al importante y amplio informe que el ministro de Infraestructura Sergio Camacho hiciera en el programa «7 PM», la llegada de fondos resulta fundamental para que no haya interrupciones ni atrasos para culminarlas, teniendo en cuenta que las elecciones provinciales se desdoblaron de las nacionales y aquí se votará el 16 de Abril próximo.

Sobre esa cuestión, el ministro Camacho dejó en claro que de acuerdo a lo dicho por su par de Economía y Hacienda, Roberto Dib Ashur, hasta ahora los envíos nacionales están llegando de manera normal, es decir en tiempo y forma, pero recordó que, por las dudas, el gobernador Gustavo Sáenz volvió días pasados a recorrer el espinel ministerial, previa visita al despacho de Massa, a quien le pidió que no descuide que los recursos sigan llegando a la provincia sin interrupciones.

No obstante eso, el Ministro de Infraestructura recordó que las fuentes de financiamiento de las obras que se llevan adelante son tres: recursos propios; lo que envía Nación y los que se ejecutan a través de créditos internacionales, aunque recalcó que lo que llega desde el gobierno nacional resulta esencial para la continuidad de lo que se está haciendo en toda la geografía provincial.

De todas maneras, los ajustes anunciados por Nación preocupan y mucho, porque los reclamos sectoriales se hacen escuchar con fuerza en numerosos ámbitos, sobre todo en lo que hace a la actualización de salarios de la administración pública, cuyos trabajadores ya están percatados que la inflación hacia el último mes de este 2022 trepará dramáticamente a tres dígitos, por lo tanto los reclamos ya comenzaron otra vez y no se detendrán.

«Todos piden aumentos, todos piden plata», le dijo a este Portal un funcionario de Hacienda que hace años ocupa un puesto de importancia en Grand Bourg y adelantó que «la preocupación del gobierno de Sáenz pasa por evitar frentes de conflicto con ningún sector porque las elecciones están a la vuelta de la esquina», enfatizó.

El comentario no es ocioso si se recuerda que varios gobernadores, entre ellos Sáenz, decidieron separar y adelantar elecciones en sus terruños para evitar ser arrastrados por la imagen del gobierno nacional que, según la mayoría de las principales consultoras del país, tiene escasas chances de ganar las elecciones de 2023.

Si bien la estrategia electoral es buena, para que resulte efectiva necesita que la gestión no quede atascada por escasez de recursos y atrase el pago a proveedores e impida atender planteos salariales de sectores públicos y privados.

«Si un gobierno no tiene los recursos necesarios para atender las exigencias del momento y encima enfrenta una inflación sin control que le come la plata en los bolsillos a los empleados públicos y proveedores, resulta complicado ganar una elección», fue la frase completa que dejó en la mesa de café el ex funcionario de Economía días pasados.

El armado electoral

El razonamiento encierra lógica, por eso funcionarios y operadores políticos del oficialismo trabajan, electoralmente hablando, buscando cerrar filas con los partidos y agrupaciones que vienen acompañando al gobernador Sáenz desde hace ya varias elecciones a fin de dar volumen a la propuesta electoral y garantizar su reelección.

Para eso, se hizo saber, ya han comenzado reuniones son legisladores y dirigentes de capital e interior para que la selección de candidatos sea atractiva para un electorado escéptico de todo lo relacionado con la política.

Ya con las PASO suspendidas, quedará en manos de cada partido y agrupación el proceso de elegir nombres y eso, aunque se lo minimiza, trae problemas y serios.

«Lo ideal es hacer elecciones internas pero ya sabemos que eso no será posible, por eso tendremos que apelar al consenso para armar listas y eso siempre es problemático», reconoció un diputado provincial del interior.

En la semana, el titular del PJ local, Laureano » Chaqueño» Almirón, le dijo al programa político de la tarde de FM Pacífico, que Consejo, Congreso y CAP están juntos en la labor de escuchar propuestas de la dirigencia.

«Lo primero que definimos fue que vamos a acompañar a Gustavo Sáenz para que nuevamente sea electo gobernador», dijo, despertando con ello la crítica de algunos sectores internos del partido que no quieren acompañar su reelección por considerar que dirigentes y partidos que lo acompañan desde el 2015, son «macristas, gorilas y antiperonistas», lo que anticipa que seguramente se encolumnarán detrás del candidato que en algún momento defina el Frente de Todos, o sea el kirchnerismo salteño, que de acuerdo a los dichos del secretario político del Partido de la Victoria, Ramón «Rana» Villa, por estas horas baraja varios nombres de quienes podrían estar adelante de la propuesta K.

Los partidos que serían parte de Juntos por el Cambio, también están en construcción y barajando nombres, aunque hasta ahora los que se mencionan son los de Martín Grande del PRO y Carlos Zapata de «Ahora Patria», siendo una incógnita lo que la haga la UCR, que ya muestra posturas diferentes entre Comité Provincia y Capital.

La izquierda en tanto, de acuerdo a lo que adelantó el dirigente del Partido Obrero (PO), Claudio del Plá, también en «7 PM», volverán a formar un frente, partiendo del optimismo que les da haber recompuesto las cargas internas en el espacio trotskista.

Dejando este tema de lado por un momento y volviendo a la realidad del día a día, lo cierto es que hay en todos los sectores, una incansable búsqueda de dinero.

Los trabajadores les piden plata a sus patrones sean públicos o privados; los patrones a los gobiernos municipales o provinciales y estos a su vez a la Casa Rosada, quien por su parte lo hace con los productores agropecuarios y les pide que liquiden sus cosechas, o la busca ante organismos financieros internacionales cosa que el ministro Sergio Massa hace por estas horas en Estados Unidos, pero lo cierto es que se anda, detrás del «vil metal» que es lo que, en definitiva, baja temblores.

Con un país convulsionado por hechos de violencia concretos como el vivido por Cristina Fernández; con amenazas de muerte a dirigentes opositores como Mauricio Macri o funcionarios judiciales como el fiscal federal Diego Luciani, más la queja permanente de los sectores pobres e indigentes que se resisten a caer más abajo aún, la cuestión electoral, con personajes de distintos pelaje, asoma y exhibe cuán lejos está todavía Argentina de ser considerado un país «normal» como lo son la mayoría de la región y el resto del mundo.

 

 

Coming Soon
En 2023 ¿ votará a Gustavo Sáenz para un 2do mandato o buscará otra alternativa?
En 2023 ¿ votará a Gustavo Sáenz para un 2do mandato o buscará otra alternativa?
En 2023 ¿ votará a Gustavo Sáenz para un 2do mandato o buscará otra alternativa?

A %d blogueros les gusta esto: