Salud en Salta: El temible legado de Urtubey – Por: Daniel Salmoral

Lo que los nuevos responsables de la salud junto al Gobernador harán ahora, será aplicar la lógica que indica que lo primero, siempre, es apagar el incendio.

DANIEL SALMORAL.- La ciudad de Orán desnudó, en materia de salud y de la manera más cruel, una realidad que lo peor de la política intentó esconder bajo la alfombra durante demasiado tiempo.

El departamento Rivadavia, al comienzo de la gestión de Gustavo Saénz, ya había mostrado de manera obscena, el exterminio al que eran sometidas las comunidades originarias por falta de alimentos y agua.

Ahora, también en el norte salteño, el coronavirus exhibió la ausencia de políticas sanitarias que tuvo la provincia en los doce años de gestión del ex gobernador, Juan Manuel Urtubey.

La cantidad de contagios; la falta de infraestructura para atenderlos y las consecuentes muertes, llevaron a que lo oranenses se alzarán y en sucesivas movilizaciones, exigieran a los gobiernos de la Nación y la Provincia, que prestaran atención al tema y se ocuparán de manera inmediata de llevar soluciones para así evitar que los casos fatales se incrementaran, llenando de angustia a toda una sociedad.

Esta realidad obligó a Sáenz a cambiar, finalmente, a las autoridades sanitarias provinciales lo que trajo oxigenación a una gestión que mostraba como su Talón de Aquiles, al Ministerio de Salud comandado por Josefina Medrano.

Designados y juramentados, de inmediato Juan José Esteban, el nuevo ministro y Sergio Humacata, secretario de Servicios de Salud, viajaron de inmediato a la ciudad norteña, casi en llamas, para verificar, «in situ», la situación de la salud que, como en otros, estuvo abandonado a su suerte por la anterior gestión cuya frase preferida era «haciendo realidad la esperanza».

Viendo esta realidad, queda claro que la única esperanza que se concretó fue la del propio Urtubey, la de muchos de sus inútiles funcionarios y también de su troupe de amigos, que fueron quienes en verdad sacaron provecho de su desastrosa gestión gubernamental.

Para el resto de los salteños, la mayoría, la realidad les indicó que habían retrocedido a niveles preocupantes en cuestiones elementales como salud, entre otras.

La emergencia socio-sanitaria dictada al inicio del gobierno de Sáenz, revela a las claras de lo que estamos hablando.

Apagando el incendio

Ahora, ya con la pandemia encima, todo se ha agravado en materia sanitaria.

La falta de profesionales, tanto médicos con enfermeros, es lo que más preocupa por estas horas a Esteban y Humacata.

Ambos, en gestiones anteriores, ya tuvieron la posibilidad de trabajar juntos en la cartera de salud, por eso conocen en profundidad a qué se enfrentan y que hay que hacer para mitigar primero y revertir después, una situación que estuvo a punto de desbordarse.

Con el apoyo pleno del Gobernador, por estas horas, realizan la doble tarea de atender la urgencia y a la vez planificar estrategias sanitarias para el mediano plazo.

Lo primero, dijeron, es resolver la carencia de personal que hace falta para ubicarlos en la primera línea de batalla contra el virus.

Allí sin dudas, está lo más complicado.

Con la situación en crisis en buena parte del país, no es sencillo encontrar profesionales que vengan a atender las necesidades que afloran cada día en la provincia, por eso el apoyo de Nación resulta clave en la medida que sea efectiva y no un simple maquillaje como algunos temen.

Por lo pronto, Sáenz le agradeció al ministro nacional, Ginés González García, el envío a la provincia de un grupo de profesionales que habrá que ver, con el paso de los días, si realmente serán de ayuda para los enfermos por coronavirus que por estas horas ocupan camas en los lugares destinados para atenderlos.

También, y eso será materia de trabajo inmediato para el Gobernador y su ministro de Economía y Finanzas, Roberto Dib Ashur, habrá que terminar con la inequidad en los salarios de médicos que cumplen tareas en Orán respecto de otros lugares, como Capital por ejemplo.

Lo que viene

Pero más allá de estos datos que revela la coyuntura, lo concreto es que la totalidad de la dirigencia política de Salta, de manera inmediata, deberá ponerse a trabajar a fin de que salud, al igual que otras cuestiones como educación y seguridad, a manera de ejemplo, comiencen a ser evaluadas y tratadas como políticas de Estado y no como cuestiones a las que cada gestión puede aplicar su propia impronta.

El abandono de la salud pública de tantos años, hoy se cobra de la manera más cruel, la ausencia de políticas que más allá de los espacios de pertenencia partidarios de los gobernantes, no ha servido para resolverle un problema primario a la sociedad en su conjunto más allá de donde viva.

Ahora con el agua al cuello y la parca acechando a la vuelta de la esquina de cada hospital público o privado, lo que los nuevos responsables de la salud junto al Gobernador harán ahora, será aplicar la lógica que indica que lo primero, siempre, es apagar el incendio.

«Ahora estamos abocados a resolver los temas inmediatos que son los de atender a quienes están más complicados; tener espacios adecuados para recibir a pacientes contagiados y tratar de quitarle la carga de angustia que conlleva toda persona positiva o a aquellas que creen estar contagiada, por eso charlamos con la licenciada Irma Silva para pedirle que psicólogos salteños se sumen a esta tarea que es la de brindar apoyo psicológico a las personas enfermas y también al personal de salud que está en la primera linea del combate al virus», comentó el secretario de Salud, Sergio Humacata a este Portal.

En una celebración del Milagro atípica, impensada, Salta enfrenta a este enemigo invisible, mortal, formidable, que puso en la superficie las terribles mezquindades de algunos gobernantes inoperantes y desalmados que, queda en evidencia, cuando tuvieron el poder sólo lo usaron en beneficio propio y el de unos cuantos.

La pandemia se lleva puesto lo que encuentra a su paso.

Es de esperar que por lo menos, en nuestra comarca, nos deje la dura enseñanza de saber que si no se alcanzan consensos en temas de vida o muerte como priorizar la salud pública, estaremos condenados a morir y lo que es más doloroso, por la falta de visión y compromiso de su clase dirigente.


Coming Soon
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?

A %d blogueros les gusta esto: