El tiempo político que viene – Por: Daniel Salmoral

«El PJ ya le mostró al Gobernador en esta elección de Agosto pasado que está agotado. No sumó nada en términos electorales concretos y solo sirvió para que algunos salgan a cuestionar su liderazgo en la provincia», comentaron.

DANIEL SALMORAL.- Más allá del resultado de las elecciones para diputados nacionales de este domingo, el gobernador de la provincia, Gustavo Sáenz, debería comenzar rápidamente con el armado del nuevo espacio político al que tangencialmente viene haciendo referencia y que consistiría en construir, lejos de la grieta, una alternativa política que contenga a las diferentes expresiones políticas salteñas que lo vienen acompañando en sus incursiones electorales desde 2015.

Por encima de quien gane este domingo en Salta, Sáenz tendría que avanzar con esta idea que le serviría para poner bajo un mismo tinglado político a quienes, desde distintos lugares y orígenes, le han permitido en poco tiempo convertirse en el jefe político de la provincia, y de esta manera superar la permanente discusión que le plantean y que buscan definirlo, como «macrista» antes y «kirchnerista o albertista», ahora.

Sáenz ha demostrado de manera concreta en la gestión municipal durante cuatro años y ahora en estos dos que lleva al frente de la provincia, que poco le importa quien habite la Casa Rosada ya que desde la comuna primero y ahora desde la provincia, tuvo la habilidad necesaria para conseguir recursos y obras de infraestructura postergadas durante décadas.

Dueño de una habilidad que escasea en otros mandatarios, se las arregló primero ante el gobierno de Mauricio Macri y ahora en el de Alberto Fernández, para que lleguen a Salta los fondos necesarios para no pasar apuro en el pago de salarios, algo que sabemos complica y mucho a varios gobernantes, pero además recursos para encarar proyectos de envergadura que salen como «pan caliente» desde el Ministerio que dirige el ingeniero, Sergio Camacho.

Su buena llegada con los funcionarios que toman decisiones claves como los ministros Matías Kulfas, Jorge Ferraresi, Gabriel Katopodis, Wado de Pedro, además de otro muy importante como lo es el titular del ENOHSa, Enrique Cresto, le permitió avanzar en obras que se van diseminando por la geografía provincial bajo una mirada federal.

Esto le ha asegurado no sufrir sobresaltos a la hora de someterse a la evaluación de los salteños ya que en los comicios provinciales de Agosto pasado conservó la mayoría que ya tenía en ambas cámaras legislativas, lo que le indica un andar tranquilo en los dos años que le restan para culminar su mandato, pero deberá estar atento: ya empezaron a aparecer voces disonantes dentro de la tienda política formada hace seis años.

El desembarco de uno de sus coroneles, Pablo Outes, en el Partido Justicialista, encendió luces de alarma en los socios originales, quienes percibieron un «abandono» de su parte y un acercamiento al partido que años antes lo había desconsiderado y destratado, obligándolo a emigrar en busca de nuevos vientos.

«Sería un grave error si Gustavo (Sáenz) hace lo mismo que Urtubey (Juan Manuel) que abandonó a quienes le permitieron llegar a la gobernación para volver a un PJ donde lo habían ninguneado de manera alevosa y que no le sumó nada», dicen desde un sector.

Quienes cuestionan esta idea de volver a «la casita de los viejos», son a la vez los que imaginan otro espacio político, nuevo, abarcativo, pero sobre todo provincial, que lo aleje a Sáenz de las disputas de otros distritos como el bonaerense o el porteño, que nada tienen que ver con la realidad provincial y regional.

«El PJ ya le mostró al Gobernador en esta elección de Agosto pasado que está agotado. No sumó nada en términos electorales concretos y solo sirvió para que algunos salgan a cuestionar su liderazgo en la provincia», comentó a este Portal un funcionario de gobierno y agregó que «lo mejor para Gustavo (Sáenz) pero también para los salteños, sería que conforme un nuevo espacio donde nos sumemos todos los que confiamos en su liderazgo y pensamos que seguir peleando entre macristas o kirchneristas, River o Boca, no le sirve a los salteños que le están pidiendo respuestas concretas ante tantas necesidades no atendidas desde hace décadas», terminó diciendo.

Desde otra mirada, ésta más dura y directa, se sostiene que Sáenz (Gustavo) debería alejar su oído de aquellos que se «quedaron en el ’45 y no entienden que hoy las sociedades exigen hechos concretos por parte de sus gobernantes y no tanto debate ideológico», que afirman, «puede ser muy entretenido para la charla mientras se comparte un scotch y un Cohiba pero no para llevar adelante una buena gestión de gobierno».

Si bien el Gobernador ya habló de armar algo provincial en algunas ocasiones, sería importante para su futuro político, que avance firme en este sentido y ahuyente así dudas de algunos «socios fundadores» que temen que pueda quedar enredado en las siempre peligrosas telarañas de un Partido Justicialista que consideran ya caduco.

«Que lo haga y verá que serán más lo que se sumarán al nuevo movimiento que los que se irán», dicen con fe desde su staff dirigencial.

El desafío está planteado y deberá ser entonces el propio Gustavo Sáenz quien elija el camino a seguir.

Nadie puede asegurar por estas horas, que si hace una u otra cosa le irá mejor, pero de algo si hay certeza: no podrá seguir deshojando la margarita eternamente ante el tiempo político que llega, que no hay dudas, será extraordinariamente apasionante y entonces no será cuestión de quedarse afuera y mirarlo desde la tribuna.

 

 

 

 

 

Coming Soon
¿Crée que se logrará reordenar el macro y micro centro de la Ciudad erradicando la venta callejera?
¿Crée que se logrará reordenar el macro y micro centro de la Ciudad erradicando la venta callejera?
¿Crée que se logrará reordenar el macro y micro centro de la Ciudad erradicando la venta callejera?

A %d blogueros les gusta esto: