Con la «gustavización» del PJ, una nueva etapa política comienza en Salta – Por: Daniel Salmoral

Para algunos hombres y mujeres kirchneristas, la figura de Emiliano Estrada era la ideal para hacerle frente y parar el avance político de Gustavo Saénz en Salta, ya que lo consideran una figura política joven con sólida formación profesional y política.

DANIEL SALMORAL.- Con la llegada de Pablo «El Loro» Outes a la presidencia de la Comisión de Acción Política (CAP), comenzó el proceso de «gustavización» del Partido Justicialista de Salta y con ello una nueva etapa política arranca en la provincia.

Con su presencia a la cabeza de la CAP acompañado por un grupo de dirigentes, la mayoría agravada pertenecientes al sector político del gobernador Gustavo Sáenz, es visible que el devaluado peronismo salteño intentará recuperar la gloria perdida en estos años que orbitó bajo los caprichos de un Juan Manuel Urtubey que lo llevó por caminos poco claros y que como no podía ser de otra manera terminó barranca abajo y cuando estuvo bien en el fondo, como corresponde, lo abandonó.

Un PJ vencido, recibe ahora a un dirigente como Outes y su troupe con la expectativa que lo devuelva a la superficie y lo instale otra vez en el podio de las contiendas electorales, cosa que no ocurre desde los tiempos en que Juan Carlos Romero lo conducía.

Un Congreso a medida

Si bien existían expectativas sobre lo que podría ocurrir en el Congreso Partidario que se realizó este sábado pasado, el resultado era previsible dada la escasa efectividad que mostró la acción de quienes se oponían a su realización, la continuidad de la CAP y la presidencia de Outes.

Solo algún documento que muy pocos medios se animaron a difundir y que daban cuenta del rechazo a la realización del encuentro virtual fueron los que se vieron, pero no lograron en términos concretos convencer a los congresales para que se abstengan de participar del conclave.

Ahora, ya con la nueva conducción instalada habrá que ver qué ofrece a un conjunto de hombres y mujeres desilusionados con quienes hasta hora decían ser sus «líderes y conductores».

Lo primero que tendrán que hacer, será devolverle la mística y recuperar la confianza de los «compañeros/as», para recién avanzar en lo que será recrear una alternativa electoral diferente a la que ofreció hasta estos días.

Si bien el número de congresales que avalaron la nueva conducción del brazo político del partido, es importante, (más del 85%), lo que sería saludable para quienes ganaron, sería hacer una amplia convocatoria a todos los sectores internos para que, puertas adentro de la sede de calle Zuviría, se lleve adelante el gran y postergado debate que muchos están reclamando desde hace rato.

Aún cuando los opositores ya han dicho que no se sumarán a debate alguno con quienes «se manejaron con métodos autoritarios y excluyentes», bien vale la pena hacer el esfuerzo en nombre de la necesidad que tiene la sociedad toda, no sólo la que forma parte del planeta PJ, de ver que la dirigencia política de la provincia se ocupa alguna vez de sus problemas y no solamente de los propios.

De todas formas, los opositores a la CAP, ya adelantaron públicamente a través de un programa político que, en en este semana comenzarán a trabajar para conformar «El Frente de Agrupaciones Peronistas de la Provincia», con la que piensan ir a la elección de renovación legislativa del año venidero y disputarle así los cargos en toda la provincia, incluidos los nacionales.

Habrá que ver llegado el momento si esto se concreta, pero en lo inmediato lo que la «gustavización» del PJ ha dejado en términos visibles, es que al parecer, o al menos así quieren mostrarlo sus principales referentes, afuera de este espacio político no hay nada por lo tanto quienes no estén bajo este tinglado padecerán los duros efectos de todo destierro.

«Con el desembarco del ‘Loro´ (Pablo Outes) en la CAP, Gustavo (Sáenz) asume la total conducción del peronismo en Salta y por eso es desde ahora el jefe político provincial. Todo lo que quede afuera de este espacio, sin dudas que no tendrá ninguna chance de hacernos sombra. Gustavo seguirá conduciendo el frente político que lidera con sus aliados y no tendrá necesidad de hacer lo de Urtubey (Juan Manuel) que en 2007 tuvo que volver al PJ para asegurar su poder», fue el comentario que hizo uno de los «coroneles» que ahora integra la CAP.

Si bien el razonamiento es rayano al fanatismo extremo, sus dichos permiten bucear un poco más profundo sobre el porqué de sus afirmaciones.

Dolorosa partida

En las filas del derrotado Frente de Todos en las elecciones provinciales pasadas, existe un especial optimismo respecto de poder recuperarse electoralmente en los comicios legislativos del 2021 para lo cuál, y así lo hicieron, era necesario, primero que nada, reagrupar la tropa para saber a ciencia cierta cuantos son.

En esa tarea descubrieron que todavía existe voluntad en una parte importante de sus dirigentes de volver a presentar batalla en Salta, pero, según lo que sostuvo un dirigente de «paladar negro», había grandes expectativas cifradas en Emiliano Estrada.

Estrada, funcionario de primera línea del Ministerio del Interior y dueño de la llave de un candado que abre un cofre lleno de recursos para las provincias, ex candidato a vicegobernador por ese frente político en 2018, era, según no pocos dirigentes K, el hombre indicado para enfrentar el liderazgo político de Sáenz en la provincia, con el apoyo explícito de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Para algunos de estos hombres y mujeres kirchneristas, la figura de Estrada era la ideal para hacerle frente y parar el avance político de Saénz en Salta, ya que lo consideran una figura política joven con sólida formación profesional y política, que refleja el estereotipo del político carismático, pero a la vez eficiente y cercano a la gente.

Sin embargo, todos esos sueños se hicieron añicos este sábado cuando Emiliano Estrada se sumó a la CAP como su vicepresidente acompañando en la tarea a Outes en lo que significa una clara definición política de su parte.

Si a Estrada se le suman los nombres de David Leiva que ya dejó «Memoria y Movilización» y desde hace rato viene trabajando políticamente con el Gobernador, además de Martín del Frari, uno de los más visibles e interesantes jóvenes dirigentes que podía mostrar el Frente de Todos y que también se sumó ahora al PJ con su agrupación «Tercera Posición», aparte de otros dirigentes con ADN pejotiano que estaban esperando la asunción de la nueva CAP para volver «al pago» que los vio nacer políticamente, es posible pensar que al frente K le será difícil mostrar caras nuevas a la hora de armar listas el año próximo.

Algunas voces, muy bajas por ahora, no obstante, dicen que una sorpresa podría asomar por allí para la elección que llega, pero por ahora quienes saben más del asunto no largan prenda pero si, piden, estar atentos a lo que desde allí pueda surgir y que podría significar una «hermosa», así lo califican, pateada al tablero político salteño.

¿Tiene en verdad Gustavo Sáenz la suma del poder en la provincia?

Es la pregunta que se formulan en distintos ámbitos y por ahora no hay una respuesta contundente que diga que es así pero, indudablemente su llegada a través de Outes y los miembros de la Comisión de Acción Política al Partido Justicialista, además de los nuevos apoderados partidarios, indican que, ya sea que se lo haya propuesto, o no, avanzó mucho en ese sentido.


Coming Soon
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?
¿Cómo calificaría la gestión de Gustavo Sáenz a 10 meses de haber asumido?

A %d blogueros les gusta esto: